Idiomas perfumados ⌈ 2 ⌋

16.png

Me gustan los idiomas en general y además de eso, adoro encontrar libros en diferentes lenguajes. Puedo encontrar un libro en ruso en una librería y aún así llevármelo a pesar de no entender nada. “¡Pero sólo acumulas!”, “¡Lo haces para aparentar!” a veces suelo escuchar de forma directa o indirectamente. Me importa un carajo señores, soy una persona fácil, veo algo que me hace palpitar el corazón y me lo llevo. Y eso es lo que producen diferentes símbolos en mí, esa palpitación llamada curiosidad.

14.png

Además de la curiosidad, comprarme muchos libros del idioma que estudio me sirven como motivación (porque la mayoría de las veces no son de mi nivel sino superior) y a la vez como regaño para cuando decaigo con el estudio. Suelo pararme frente a mi estantería y mi cerebro dice: ¡Gastaste mucha plata en esto, más te vale estudiar lo suficiente para por lo menos leerlos! Y así es como de nuevo empiezo mi ciclo. Y ojo, los libros que ven allí, salvo el de gramática, los compré en una librería  MUY baratos.

Dejando de lado la pronunciación, leer y encontrar palabras que soy capaz de reconocer me hace muy feliz. Es como si a mi cerebro le diese galletas de recompensa como suelen hacer con los perros en pleno entrenamiento.

9.png

Navego por diferentes géneros, diferente cantidad de páginas y diferentes estilos de libros. Me parece esencial tener uno en mano cuando se estudia, odio las fotocopias. Y esa es una de las razones por las cuales abandoné japonés. Encontraba diccionarios, libros para aprender japonés en una semana (pff) y nada más. Necesitaba urgente un libro, y no algo impreso. Como verán, soy muy exigente con eso.

Sigue leyendo

Anuncios

Idiomas perfumados ⌈ 1 ⌋

15.png

Idiomas Perfumados 

Una de las tantas cosas que me gusta hacer es aprender lenguajes. No voy a mentirles, este no era el tema que había elegido para esta entrada . Les contaré cómo estudio , cómo me motivo y organizo, recomendaciones y qué idioma decidí apartar por el momento y cuál llegó a mi vida de improvisto. Igualmente dividiré esta entrada en dos porque creo que se les hará muy larga así que esperen la próxima.

Hablo mucho mejor el inglés que el italiano, y puedo decir más palabras en italiano que en alemán. Esos tres idiomas circulan ahora en mi vida y los abrazo para que no se me escapen de mis brazos, como una tía lejana con sus nietos. Sin embargo, uno si quiere aprender no puede ser ese familiar cercano, sino uno que acompañe todos los días. Y de chica, mis padres me transportaron los idiomas al mundo de los adultos. Frases como “Te servirá para el trabajo”, “En el curriculum es muy importante”. Y no están equivocados, pero se imaginan la motivación que eso puede darle a una niña de diez años.

6.png

Sólo en el inglés me siento cómoda, pero mi pronunciación es un desastre dado que tengo memoria visual y mi zona de confort durante muchos años fue leer libros sin escuchar al mismo tiempo. Suelen burlarse de cómo pronuncio los nombres de las series de televisión, pero eso no me intimida mucho, me gusta hablar en otro idioma. Claro está que debo esforzarme y por eso últimamente estuve viendo muchos videos en youtube sin subtítulos y con subtítulos (recomiendo el canal: “Easy Languages”); series, películas o incluso entrevistas.

Sigue leyendo